Marcos Garcés Lizama
Bañon
mgarliz@gmail.com

Cómo si muchos acabaran de descubrirlo asistimos a un boom del tema despoblación, uno de los problemas sociales más importantes que tenemos como país, el abandono de casi el 85% del territorio y un tipo de pobreza social.

Teruel es uno de los máximos exponentes de ello y miedo me da que, como en otras ocasiones, nos quedemos en foros, charlas, estudios y jornadas y no apliquemos soluciones reales ni nos pongamos manos a la obra.

Sé de lo que hablo, soy de Bañón, un pueblo de Teruel (comarca del Jiloca) de 157 habitantes censados pero de 100 habitando en invierno y soy un enamorado del lugar donde vivo y de mi forma de vida, la agricultura. Pero igual que lo disfruto lo sufro.

A nadie se le escapa que la despoblación es un problema de muchas aristas y difícil solución que necesita que se aborden los numerosos retos y la necesidad de habilitar numerosas herramientas para solucionarlo. Pero tenemos una que ya está instaurada, que tiene coherencia territorial y social y es principal: la agricultura y la ganadería. Pero eso sí, de valor añadido y transformación en el territorio.

Tradicionalmente el sector hemos pecado de hacer poco caso al mercado y centrarnos en producir pero hoy más que nunca la realidad nos obliga a cambiar esta práctica, nos guste o no vivimos en la sociedad de la imagen y del marketing y si no miras al mercado estas muerto.

Recuerdo perfectamente cuando hace tres años mi padre se empeñó en que le acompañara a Nuremberg, Alemania, a Biofach, la feria más importante de Europa de agricultura bio. Ahí me di cuenta del potencial que tiene una provincia como Teruel, de que mi zona y mi trabajo, si queremos, tienen futuro. Alimentos de calidad, en este caso de producción ecológica, sobre todo de proteína vegetal pero eso sí, todos transformados o elaborados con procesos sencillos que generaban un gran valor añadido. ¿Y todo eso porqué? Fácil, el mercado lo demanda. Vivimos en el primer mundo y una vez asegurada la alimentación buscamos la alimentación de calidad y el consumo responsable. Incluso ya se está superando este paso y ahora en la cosmética y cuidado personal también está creciendo exponencialmente esta tendencia.

Las características orográficas de Teruel y su clima lo hacen un lugar ideal para la producción de alimentos de calidad, ecológicos y productos especiales pero eso sí, repito, con valor añadido y transformación en el territorio.

En cierto modo es volver a variedades y sabiduría de cultivo de nuestros abuelos y bisabuelos pero con toda la carga tecnológica actual para producir, transformar y vender. Trigos antiguos como aragon 03, Florencio aurora, chamorro o espelta; legumbres de calidad o ganadería ecológica; plantas aromáticas como la lavanda; trufas de calidad, azafrán, etc. Pero todo ello transformado en harinas, estrusionados, copos, esencias, zumos, etc. Tal como demanda el mercado. Además son variedades totalmente adaptadas a nuestros suelos y climas, rústicas que se llaman. No necesitamos irnos a cultivos “más raros” para nuestro territorio.

Esto se traduce en riqueza económica y social porque repercute en el territorio en forma de puestos de trabajo, negocios auxiliares, imagen territorial, etc. Y para todo ello son claves las cooperativas donde los productores se puedan unir para realizar las inversiones necesarias para la transformación y posicionamiento mercantil.

Yo tengo el ejemplo en casa. Cereales Teruel y el grupo Térvalis. Producimos el cereal en nuestros campos que va a la fábrica de piensos en Cella, estos vuelven a nuestras granjas a alimentar a nuestros cerdos transformados en piensos. Con el estiércol fertilizamos nuestros campos, para seguir produciendo cereal. Se sacrifican, despiezan y secan los productos en la provincia y se venden en el mundo entero. Calidad, trazabilidad, seguridad alimentaria y riqueza territorial. Ahora sumémosle una industria para transfar espeltas, florencios auroa, chamorros, etc. en harinas para vender… más valor añadido. O una envasadora de legumbres. También podemos complementar con el cultivo de plantas aromáticas y su destilado en esencias que tanto demanda la industria de la salud y la cosmética, otro complemento a nuestra actividad. O si lo prefieren una plantación de carrasca trufera, una parcela de azafrán… y todo ello repito, acompañado de transformación aquí. Desarrollo sostenible, bioeconomía y economía circular que se dice ahora.

La tendencia de consumo responsable, de calidad y de cercanía es una realidad aplastante que va a seguir creciendo. Nuestras zonas son ideales para ello y además estamos en el momento ideal para posicionarnos en un mercado todavía por madurar. Pero hace falta potenciar esta tendencia, crear el marco de desarrollo.

Soy consciente que no es la panacea, ni la única solución, pero si una de las claves y herramientas determinantes. También sé que no es decirlo y hacerlo y que hace falta otras muchas cosas pero tenemos que aprovechar lo que tenemos al alcance de la mano, lo que, repito, es social y territorialmente coherente.

Yo estoy convencido que si queremos zonas como Teruel tienen un futuro muy prometedor de la mano de la agricultura y la ganadería. Estamos en el territorio ideal en el momento adecuado, no me cabe ninguna duda.

Luis Miguel Albisu
   Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA)

Colaboradores: Andrés Yubero, Teresa Juan, Marta Carracedo, Miguel Angel Santillán y David García

La Red de Intercambio de Conocimiento Agroalimentario (RICA) nace para cubrir la necesidad de una mejor transmisión del conocimiento en el sector agroalimentario, tanto del conocimiento formal por parte de los expertos (investigadores y técnicos) como del conocimiento más empírico de los usuarios (agricultores y empresarios agroalimentarios).

Se ha desarrollado como Proyecto de Cooperación entre 2016 y 2018, dentro del Programa de Desarrollo Rural 2014-2020 del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, del Gobierno de Aragón. El proyecto fue presentado por la Alianza Agroalimentaria Aragonesa y los beneficiarios han sido el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Aragón, Navarra y País Vasco, que ha actuado como coordinador, y el Colegio de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Aragón.

En esta primera fase se seleccionaron las producciones de cereales, carne de vacuno y frutas de hueso aunque ya se ha extendido al resto de las producciones y transformaciones del sector agroalimentario.

RICA se apoya en la plataforma digital Chil.org y ha estado operativa desde abril de 2017 aunque posteriormente se han ido mejorando sus prestaciones. Hay versiones accesibles a la página web (ricagroalimentacion.es) así como a las aplicaciones de teléfonos portátiles, tanto de iOS como Android. Si bien no tienen las mismas prestaciones ya que la página web está actualmente más desarrollada. Aunque nace con una vocación de atender al sector agroalimentario de Aragón su visibilidad traspasa la Comunidad Autónoma. El 35% de las visitas son desde países fuera de España y alrededor del 20-25% provienen de Aragón. El total de visitas, en la actualidad, está cercano al millón y medio.

RICA tiene la doble misión de transmitir la información y el conocimiento agroalimentario. Las secciones que tratan con la información son: Noticias y Eventos. Las 25 Noticias, de media, que se recogen diariamente, tienen un mayor foco en el ámbito de Aragón aunque también se seleccionan noticias de importancia nacional e internacional. Como media, se han estado recogiendo de 5 a 7 eventos diarios, como cursos, jornadas, etc., que ocurren en la Comunidad Autónoma de Aragón. Del total de visitas que se reciben, en la actualidad, estas secciones atraen el 60% aunque es previsible que ese porcentaje vaya disminuyendo para alcanzar, en fechas no muy lejanas, la mitad de las visitas relacionadas con las secciones relacionadas con la información y la otra mitad con las secciones relacionadas con el conocimiento.

El conocimiento se transmite en las secciones de Consultas, Documentos, Mediateca y Opiniones y Experiencias. Las Consultas corresponden a preguntas espontáneas o inducidas. En el primer caso la persona que formula la petición es anónima pero la respuesta está totalmente identificada, por el experto que la responde, con su afiliación profesional para que el usuario final lo identifique y localice para ulteriores consultas.

Los Documentos son en alrededor de un 80% de carácter divulgativo. El sistema alberga, en la actualidad, más de 1.000 documentos y se han realizado por encima de las 200.000 descargas. Se pueden encontrar temas relacionados con todo el sector agroalimentario y las publicaciones, escritas en español, no necesariamente provienen de Aragón sino que también han sido publicadas en cualquier lugar de España, aunque lógicamente predominan las realizadas desde la Comunidad.

La Mediateca recoge videos y podcasts de la radio. Se seleccionan aquellas intervenciones que aporten conocimiento y no solamente información. Tanto los videos como las intervenciones en las radios se acercan a 100, en cada caso.

La sección de Opiniones y Experiencias tiene un gran papel en la divulgación de conocimiento porque es aprovechar el gran potencial de profesionales de las distintas actividades relacionadas con el sector agroalimentario. Son los expertos, investigadores y técnicos, los que comunican entre 600 y 900 palabras junto con algunas imágenes resultados de proyectos, experiencias profesionales y conocimientos técnicos. Participan profesionales del sector público y privado. Los expertos del sector público son de instituciones de la Comunidad Autónoma de Aragón mientras que los expertos del sector privado pertenecen a empresas que operan en Aragón pero cuya sede principal puede estar fuera de la Comunidad. Esta sección tiene también por finalidad dar a conocer a los expertos y los temas que tratan para posteriores consultas. A día de hoy se superan las 185.000 visitas. El número de visitas de cada escrito es un buen indicativo del interés que genera cada tema para los usuarios del conocimiento.

A lo largo de su limitada existencia en el tiempo se ha demostrado, en base al número de visitas y descargas de documentos, que RICA es una herramienta valiosa para añadir transparencia a la transmisión de información y conocimiento. La información tiene un atractivo más inmediato para los usuarios, por su inmediatez. Posteriormente el contacto con RICA induce a la consulta y a la transmisión de conocimiento desde sus distintas secciones. Otras consultas van directamente a las secciones relacionadas con el conocimiento. Los expertos están entrando en una nueva dinámica de divulgación añadiendo una mayor visibilidad a su trabajo, pero también exponiéndose a los usuarios que juzgarán sus conocimientos. Todo este caudal debería resultar en una mejor resolución de los problemas del sector agroalimentario así como también del conocimiento de las necesidades planteadas por los usuarios finales, agricultores y empresarios agroalimentarios.

Para un mejor conocimiento de RICA se aconseja consultar el documento resultante del proyecto de cooperación en la sección de Documentos de RICA:

http://rica.chil.org/post/red-de-intercambio-de-conocimiento-agroalimentario-(rica)-229580

Jesús Abadías
Cooperativas Agro-alimentarias de Aragón 
jabadias@aragon.coop

La Alianza Cooperativa Internacional (ACI), en su Declaración sobre Identidad y Principios Cooperativos, adoptados en Manchester en 1.995, define una cooperativa como una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para hacer frente a sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales de forma común por medio de una empresa de propiedad conjunta y democráticamente controlada. Las dos características principales que las diferencia de otro tipo de organizaciones de capital privado o de gobierno, y que comparte con varias formas jurídicas de la economía social, es que son de propiedad comunal y tienen un control democrático. Estos son los aspectos claves en las cooperativas agroalimentarias, que junto al enraizamiento en las áreas rurales les ha permitido participar de forma protagonista en el desarrollo sostenible de la agricultura en nuestra comunidad y en otros muchos lugares.

Las cooperativas agroalimentarias, como empresas de economía social que son, tienen el objetivo de mejorar la rentabilidad económica de sus socios, su calidad de vida, el mantenimiento adecuado de las relaciones sociales, y también el respeto y cuidado por el medio ambiente, ya que sin tener en consideración todos los vértices que forman los objetivos de la economía social en las cooperativas agroalimentarias no se puede potenciar su desarrollo adecuado dentro de un entorno rural. Por ello tienen que evolucionar en términos ambientales y tecnológicos a través de la innovación, ya que es el único camino de desarrollo rural, social y económico de forma viable, y que se pueda perpetuar a lo largo del tiempo.

La influencia que tiene el sector agroalimentario sobre el territorio no sería tal sin el papel de las cooperativas agroalimentarias. No nos paramos a pensar que las cooperativas agroalimentarias además de dar solución a los problemas, y defender las explotaciones agrícolas y ganaderas frente a un mercado globalizado, son parte del núcleo de anclaje del desarrollo rural y de la lucha frente a la despoblación, así como la herramienta que actúa como vector de difusión de todos los avances de innovación, medioambientales, legislativos y tecnológicos en el sector. Una serie de beneficios sociales y económicos que por todos deberían ser conocidos en las áreas rurales, a los cuales hay que añadir el papel que ejercen por potenciar la sostenibilidad ambiental.

Si no, ¿cómo se incrementaría el impacto ambiental si cada uno se produjese, transformase y transportase sus alimentos de forma individualizada?, ¿cómo y de qué forma se asesoraría de forma independiente sobre el buen uso sostenible (además de en términos económicos) de los inputs y servicios que se utilizan en agricultura y ganadería?, ¿quién impulsaría acciones informativas y de innovación para la mejoras de la calidad de vida de agricultores y ganaderos?, ¿Cómo se articularían acciones de formación y asesoramiento para la mejora productiva en las explotaciones?, ¿quién se encargaría de valorizar subproductos agrícolas y ganaderos si no fuese por el mero beneficio económico?....

Además de la influencia intrínseca que tienen en sí las cooperativas sobre el desarrollo sostenible, en los últimos años en Aragón muchas de nuestras cooperativas junto con Cooperativas Agro-alimentarias Aragón hemos mejorado trabajando en diversas iniciativas, modelos y proyectos para alcanzar dicho fin. Es bueno dar a conocer lo que se hace, y sobre todo lo que se hace bien, por lo que a continuación os cito alguna de dichas actuaciones que se han impulsado desde Cooperativas Agro-alimentarias de Aragón en colaboración con nuestras cooperativas asociadas:

-Proyecto de gestión y compra de energía eléctrica colectiva en las cooperativas agrarias aragonesa. Un ejemplo claro de intercooperación, que permite a la estructura de forma colectiva costear un asesoramiento que quizás de forma individualizada sería imposible, además de obtener una competitividad de precios en el mercado que igualmente no sería posible alcanzar de forma individualizada.

 -Participación en diversos proyectos europeos de innovación relacionados con la eficiencia energética y la economía circular. El Proyecto Tesla y el Proyecto SCOoPE en eficiencia energética colaborativa, o el Proyecto Europruning o el Proyecto Sucellog en la valorización de subproductos y el impulso de nuevos modelos de negocio a partir de ellos, son claros ejemplos que demuestran que se puede producir de forma más sostenible a través de la innovación.

-Participación directa en dos Grupos Operativos Nacionales reconocidos por la Asociación Europea para la Innovación (AEI). Grupo Operativo INPULSE y Grupo operativo Agrobiosol.

-Participación en diversos proyectos de cooperación del sector agrario en Aragón, con una influencia del mundo cooperativo en el 43 % de los proyectos puestos en marcha desde el año 2016, que van desde la gestión sostenible de las explotaciones, pasando por el asesoramiento de explotaciones agrarias a través de ensayos demostradores, el impulso de nuevas vías de comercialización e internacionalización en las cooperativas.

Todos estos proyectos e iniciativas demuestran que el carácter cooperativo defiende y permite el desarrollo sostenible desde una base social, y siempre mejorando la rentabilidad del sector, de los agricultores y ganaderos, así como su calidad de vida. Las cooperativas son estructuras que permiten que la innovación llegue a una masa social agraria de manera directa, rápida y sobre todo a través de la confianza.